Antes de cocinar cualquier tipo de comida en una sartén, asegúrate de que esté bien caliente. Un error común cometido en la cocina es poner los ingredientes en la sartén fría y de ahí encender la estufa. ¡ERROR! Cuando haces esto, por lo general, la comida se pegará a la sartén, no se dorará y las carnes obtendrán un color pálido.

 

Una sartén caliente es esencial para saltear vegetales, acitronar cebolla o ajo y darle una capa exterior crujiente y doradita a las carnes, pollo o pescado. La próxima vez que vayas a cocinar, deja que la sartén se caliente antes de empezar. Una vez lista, agrega un poco de aceite o mantequilla y después los ingredientes.

Sitio creado por Blablabla